Los remedios caseros para las picaduras son principalmente de dos tipos: preventivos y calmantes. Los primeros protegen la piel gracias a la presencia de sustancias que alejan a los insectos causantes de los piquetes, mientras que los segundos se aplican en la picadita para calmar la sensación de ardor y comezón.

 

Los mejores remedios caseros

Remedios caseros para picaduras

Con la llegada de la primavera nos encontramos con uno de los problemas más comunes del periodo: los zancudos y otros insectos fastidiosos. Las zonas más afectadas son: la cabeza, los brazos y las piernas, que manifiestan la presencia de una o más habones.

Los habones son un bultillo o la hinchazón que aparece por picaduras de insectos, tienen forma irregular y redondeada, son lisos, de color rojizo, rodeados de un halo rojo, y por lo general causa picazón en la piel. Tienen la característica de formarse en el curso de unos pocos segundos y de desaparecer más o menos rápidamente. Normalmente lo que causa el habón es la saliva o el aguijón de insecto.

Repelente Natural Para Mosquitos

Debido a que la mayoría de las veces los insectos son atraídos por estímulos olfativos, desde siempre el hombre ha buscado mantenerlos alejados con una alteración del olor de la piel.

Los remedios caseros para las picaduras de mosquitos son principalmente: loción, humectante y cremas naturales (a base de aceite esencial de limón, albahaca y geranio).

Los aceites esenciales naturales son el más potente repelente para insectos, porque permiten mantenerlos a distancia de una manera atóxica, creando una barrera de olores que los fastidian y alejan.

Por ello, cultivar plantas aromáticas que sean fáciles de encontrar (a la vez que sirven para embellecer nuestras ventanas y balcones), y que contengan una cantidad considerable de las mismas sustancias presentes en los más comunes repelentes comerciales disponibles en la actualidad, es una de las mejores maneras para proteger la casa de molestos insectos.

Curiosamente, comer ajo cambia el olor de nuestra piel. Y en vista de que los zancudos nos eligen por nuestro olor, y no les agrada el del ajo, los mantendremos alejados. Por tanto, es un óptimo método de prevención.

Remedios Naturales Calmantes Para las Picaduras

Desde siempre, en los aceites esenciales se pueden identificar remedios naturales eficaces para calmar la comezón en el cuerpo y el ardor, así como para descongestionar la hinchazón, evitando infecciones.

1.    Aceite Esencial de Lavanda

Es la solución a tener siempre a la mano, en caso de picaduras se pueden aplicar 1 o 2 gotas directamente en la zona afectada y en pocos minutos se notará el beneficio.

2.     Gel de Aloe Vera o Aceite de Caléndula

Se debe aplicar directamente en el habón y, ayuda a calmar la picazón y el ardor en tan solo poquísimos minutos.

3.    Tomate

A su vez, un modo perfecto para brindar alivio a la piel afectada por piquetes de insectos es untarla con un paño bañado en jugo de tomate. Esto ayuda a secar la picadura, reducir el enrojecimiento y la hinchazón alrededor de la herida. Como alternativa al jugo, se pueden aplicar pequeños golpecitos en la zona de interés con un pedazo de tomate.

4.    Bicarbonato

Se recomienda agregar una cucharadita de bicarbonato sódico en un vaso de agua fría y mezclar bien. Sumergir un pedazo de pañuelo o algún pañito en la mezcla, luego aplicarlo sobre la mordida del insecto hasta que no se sienta más la sensación de frío. Se repite con otro pañito hasta que el dolor comience a ceder.

5.    La Sal

Sumergir la parte afectada de la piel en agua salada trae alivio, se aconseja hacerlo lo más pronto posible y dejarla inmersa por algunos minutos.

6.    Cebolla

Si la picadura de mosquito es subcutánea, no debes rascarte la piel en la superficie, en cambio, aplícate un pedazo de cebolla encima del área afectada y déjala reposar por unos 5 minutos. Cuando se haya secado sobre la piel, busca quitarla con cuidado para no herir la dermis.

7.    Miel

La miel, es un conocido remedio natural para la picada de abeja. Se puede aplicar un poco de miel directamente en la herida, y si se prefiere se la puede cubrir con una gaza. Déjala en reposo por al menos 30 minutos y, sentirás cómo el dolor y la hinchazón se reducen.

8.    Hielo

El hielo bloquea la hinchazón porque presiona los vasos sanguíneos. Pero debes estar atento al aplicarlo directamente en la punta del habón, pues puede causar ardor por el frío. Por ende, lo mejor es envolverlo en un paño y sumergirlo en agua, para luego masajear la parte interesada.