picaduras en bebes

Fotos de picaduras en bebés

Desde el inicio de la primavera hasta todo el verano, la bella estación nos regala panoramas verdes, floraciones, y nos hace querer ir a refrescarnos al mar o dar un paseo al aire libre y así relajarnos. Sin embargo, los ataques por parte de los insectos es algo con lo cual siempre nos vamos a encontrar. Por ende, aquí encontrarás algunas reglas para proteger a los más pequeños de la casa, a tus bebés, y estar preparados en caso de que se verifiquen episodios desagradables y dolorosos de picaduras de insectos en bebés.

Los zancudos, por lo general, son activos y están predispuestos al ataque después del atardecer o durante la noche. Son atraídos por las fuentes de luces, y tienden a picar las partes descubiertas del cuerpo, tales como, el rostro, la cabeza, los brazos, o las piernas.

Las picaduras de mosquitos crean habones en la zona afectada, es decir, como un parche abultado de color rojo que causa inmediatamente picazón.

Mosquiteras y Repelentes de Mosquitos

Para prevenir y evitar las picaduras, es aconsejable no tener agua estancada (por ejemplo, aquella en los floreros para las plantas, regaderas, o contenedores de agua) pues es allí donde los mosquitos depositan sus huevos y se reproducen. Si en cambio tenemos fuentes ornamentales, se recomienda colocar dentro peces rojos, pues se nutren de las larvas de los mosquitos.

Productos para bebes

Repelentes de mosquitos

Para mantener alejados a los mosquitos de nuestra casa y de nuestros pequeñitos, puede ser útil instalar mosquiteras para ventanas o algún mosquitero para cama del bebé, tratándolos con permetrina o utilizando bobinas eléctricas repelentes de mosquitos.

Si decidimos utilizar productos repelentes, recordemos aplicarlos solamente en las partes al descubierto y jamás en la piel irritada, o en presencia de abrasiones o cortaduras. Para aplicarlas en el rostro de los niños, es ideal primero rociarlo en las manos y después untar el producto en la carita del bebé.

Otra recomendación es no utilizar repelentes de mosquitos en niños menores de tres años. En la mayor parte de estos productos está presente un componente llamado “dietiltoluamida”, abreviado como DEET, cuya concentración debe estar indicada en la etiqueta del recipiente. Por ende, deberíamos seguir este simple esquema:

  • Para los pequeños por debajo de seis meses. No utilizar sustancias repelentes para insectos que contengan DEET.
  • Para niños de 6 meses a 2 años se pueden utilizar productos con cantidades de DEET no superiores al 10%, aplicándolos una vez al día.
  • Para niños de edades comprendidas entre los 2 y 12 años, se pueden utilizar productos con cantidades de DEET por debajo del 10%, aplicándolos máximo tres veces al día.

Los repelentes a base de limoncillo o geranio pueden ser usados a partir de los seis meses de edad.

Evita los Métodos “Hágalo Usted Mismo”

Aplicar amoniaco o frotar con limón no es una buena solución, pues el primero quema la piel, mientras que el limón la hace fotosensible y la sobrepone a quemaduras si se expone al sol. El único remedio aconsejable es aplicar alguna bolsa de hielo para lesiones y así atenuar la hinchazón y utilizar gel de cloruro de aluminio al 5%.

Una regla fundamental, tanto para grandes como para pequeños, es no rascarse el área de la piel afectada por la picadura de mosquito, para así evitar que aumente el picor o que se infecte la lesión. Allí donde salga sangre, es aconsejable lavar con abundante agua y desinfectar.

Si nuestro pequeño ha sido afectado por picadura avispa, lo mejor sería emplear un paño de agua fría con una cucharadita de bicarbonato de sodio, para reducir la hinchazón. Si nos damos cuenta que ésta tiende a aumentar y hacerse más grande, lo mejor es llevar al bebé lo más pronto posible a un centro médico.